blog

Comercio online: ¿es medioambientalmente sostenible?

119 veces leído

Hoy en día, podemos afirmar que el comercio online se ha hecho enormemente popular desde que la pandemia irrumpió en nuestras vidas, hasta tal punto que se ha convertido en una modalidad de consumo imprescindible en nuestras vidas, cada año sumando más adeptos. Hay investigaciones que revelan desde el estado de alarma y hasta el final de la desescalada, las compras online aumentaron un 67 % en España, y un 71 % a escala global.

Gracias a la modernización digital, podemos, desde la comodidad de nuestro sofá, adquirir cualquier tipo de productos y servicios y recibirlos en la puerta de casa en pocos días, incluso en horas. Además del factor conveniencia, que está claro que añade un gran valor a este tipo de compras, aparece el factor sostenible: ¿es sostenible el comercio online?

pexels-mikhail-nilov-6612492.jpg

En este artículo, exploraremos el comercio online y lo compararemos con la compra en tienda, observando factores como el transporte y el envío para resolver la incógnita y analizar sus impactos en el medio ambiente.

Compras online vs compras en tienda

En esta sección exploraremos los factores envueltos en las compras online y las compras en tienda, y analizaremos el impacto de ambos tipos de compras en el medio ambiente.

 

Transporte

Un gran contribuyente a la polución ambiental son las emisiones de carbono. Esto es un factor importante a tener en cuenta cuando tratamos de examinar las compras online y offline.

Cuando compramos un producto, pasa por diferentes fases antes de ser enviado a una tienda o a casa.

En primer lugar, un producto viene de un centro de distribución. Posteriormente viaja hasta una tienda física o a un centro de mensajería, para ser enviado posteriormente a domicilio o a un centro de recogida.

La compra online puede ser más sostenible, ya que los camiones de mensajería envían paquetes a tanta gente como sea posible. Los estudios revelan que la mensajería e-commerce tiene un consumo menor de energía y libera menos emisiones de carbono que el comercio tradicional.

Además, un consumidor puede adquirir varios productos diferentes desde su casa sin necesidad de ir en coche hasta las diferentes tiendas. Por su parte, las empresas de mensajería están eligiendo las rutas más eficientes para realizar envíos a domicilio.

pexels-norma-mortenson-4391478.jpg

La compra en tienda en países como EEUU es de un volumen preocupante, realizándose un 88% de las compras en los supermercados, a los cuales los consumidores acuden en coche. Esto contribuye dramáticamente a la liberación de gases de carbono en el medio ambiente. Sin embargo, otro estudio revela que los compradores en centros comerciales adquieren una media de 3,5 productos por visita al centro comercial. Este estudio también revela que los consumidores aprovechan la visita al centro comercial para comprar otros productos, lo cual significa menos viajes en coche y menos emisiones a la atmósfera, por lo que podría considerarse una manera eficiente de consumir, ya que reduce la huella de carbono a la hora de comprar en tiendas físicas.

 

Envíos

Los datos revelan que entre un 12% y un 60% de los envíos a domicilio fracasan en el primer intento de entrega, lo que significa que el mensajero puede necesitar entre dos y tres intentos para entregar un mismo artículo. Además, cuando los clientes solicitan un envío al día siguiente, los comercios buscan la manera más rápida de enviar los pedidos a los clientes.

Elegir un método de envío combinado puede ser más lento, pero es más respetuoso con el medio ambiente. En lugar de enviar múltiples pedidos utilizando envíos combinados, las empresas utilizan aviones de mensajería para enviar los pedidos más rápido, liberando así mayores emisiones de carbono que cualquier otro método de transporte.

 

Devoluciones

En la tienda física, el cliente puede probar varios artículos y comprobar la calidad antes de realizar la decisión de compra. Esto no sucede en el caso de las compras online. El cliente solo tiene acceso a las imágenes que ofrece el e-commerce, junto con una guía de tallas y, en algunos casos, reseñas de clientes que han comprado ese producto con anterioridad. Las compras de ropa online tienen una tasa de devolución de más del 30% según KPMG, mientras que la tasa de devolución de artículos comprados en tienda física es del 10%. Cuando los clientes devuelven un producto, aumenta su huella de carbono, afectando así al medio ambiente. Además, cuando los clientes devuelven productos dañados, muchos establecimientos descartan esos productos, a menudo acabando en vertederos. Teniendo en cuenta los costes asociados a esa devolución, como transporte, administración, logística, etc., las empresas consideran que les sale más rentable desecharlos.

 

Empaquetado

El empaquetado lanza también su propia señal de alarma cuando hablamos de comercio online. Muchos compradores online se preocupan por el impacto medioambiental del exceso de packaging asociados a sus pedidos. La Environmental Protection Agency reportó que las cajas destinadas a los envíos constituyen la mayor proporción de residuos procedentes del empaquetado de productos, generando 33,3 millones de toneladas de residuos.

Utilizar empaquetado en los productos es inevitable. Sin embargo, los consumidores hoy en día exigen y están dispuestos a pagar más por opciones de empaquetado responsables con el medio ambiente según un estudio realizado por Ihobe, Ecoembes y AECOC en 2019. Otro estudio muy interesante a tener en cuenta es el de EAE Business School, que analiza el impacto de nuestras decisiones de compra.

 

¿Eras consciente del impacto medioambiental de tus compras online? ¿Estarías dispuesto a pagar más por métodos de envío y empaquetado respetuosos con el medio ambiente?

 

Déjanos tu comentario